Granizado de limón

Hoy en día existen sofisticadas máquinas para obtener granizados. Sin embargo, sus orígenes provienen de épocas en que la imaginación humana tuvo que emplearse a fondo para hacer de un jugo de frutas una refrescante bebida para combatir el calor y es que no existe otra bebida más refrescante que el granizado. Su preparación es sencilla, la base es el jugo de frutas, en este caso el limón, que se mezcla con un almíbar ligero, antes de llevarlo todo al congelador.

Ingredientes:

• 10 oz de jugo de limón.
• 34 oz de agua.
• 250 gr de azúcar.

Preparación:

En una olla pones el agua a hervir, añades el azúcar y haces un almíbar que debe quedar muy líquido.

Cortas el limón y sacas todo el jugo para mezclarlo con el almíbar, colocas la mezcla en el congelador por 1 hora para que quede mínimamente manipulable, lo sacas y con un tenedor trituras ligeramente para evitar que se pegue en exceso a las paredes del recipiente. Luego lo introduces de nuevo al congelador por 1 hora. Vuelves a triturar la mezcla con un tenedor para conseguir la textura del granizado y para finalizar lo sirves y puedes acompañar con una pajilla o cuchara larga.