Vinos internacionales

Los vinos franceses, italianos y españoles están entre los de mayor calidad y son más conocidos internacionalmente. Así mismo, algunos derivados como el vermut, el oporto o la champaña han traspasado sus fronteras de origen para vestir las mesas de todo el mundo.

Clases:

Rioja: De esta zona proceden los vinos españoles más famosos y abarcan una amplia variedad. Los mejores son los de crianza, envejecidos largo tiempo en barriles de madera, lo que los aligera y suaviza.

Barolo: Es el mejor vino tinto italiano. Se elabora en la zona del Piamonte con la variedad de cepa nebbiolo. Su sabor es pleno y fuerte con una estructura muy suave por lo que es ideal para acompañar las carnes.

Champaña: Vino espumoso elaborado con las variedades de uva de la champaña, en el norte de Francia. Símbolo de grandes celebraciones, puede acompañar todo tipo de platos y debe servirse muy frio. La variedad doux se sirve con el postre.

Riesling: Es la variedad más célebre del vino alemán. Se trata de un blanco seco, ácido y de poca graduación, cuyo aroma afrutado refleja las peculiaridades del suelo alemán.

Chianti: Uno de los vinos italianos más antiguos y famosos. El mejor es el clásico que se caracteriza por combinar finura y elegancia con fuerza y capacidad de envejecimiento. Se adapta a todo tipo de platos.

Oporto: De procedencia portuguesa, este vino se fortalece con brandy durante la fermentación dejando en el vino parte del azúcar de la uva. Se toma principalmente en la sobremesa.

Cava: Este vino espumo español se elabora siguiendo el método tradicional: el mosto se somete a una segunda fermentación lo que confiere un distintivo toque de calidad al producto.

Burdeos: Aquí se producen los mejores vinos del mercado francés. Los tintos son ligeros. Los mejores blancos son los de Sauternes y combinan bien con pescado.

Borgoña: Los vinos tintos procedentes de esta región de Francia se caracterizan por su densidad y cuerpo, lo que los hace particularmente recomendables para acompañar carnes rojas, piezas de caza y guisos de carne.

Jerez: Típico de Andalucía, también conocido como sherry o xerés. Hay tres tipos: generosos, como la manzanilla y el fino; licorosos, como el dry y dulces como el moscatel o el pedro ximénez. Se bebe solo, como aperitivo o acompañando las tradicionales tapas (pequeñas porciones de alimentos que se suelen tomar como aperitivo).

Vermut: Los turineses fueron los responsables de aromatizar el vino blanco con especias y hierbas aromáticas dando lugar al vermut. El vino sazonado de esta forma se calienta y se destila. El vermut blanco más famoso es el Martini que se toma como aperitivo, si es solo, mejor con hielo o preparado en coctel. Para obtener el vermut rojo se colorea con caramelo.