Cómo llega el vino a tu mesa

El vino originario de Asia menor es una de las bebidas alcohólicas más populares en todo el mundo.

Para producir un vino de calidad son necesarios varios años. De las variedades de uva que se utilicen en su elaboración dependerá si se trata de vinos blancos, rosados o tintos.

En la creación de este licor, la uva es pisada para liberar el mosto. Después llega al prensado (para obtener diversos mostos) y el desfangado (eliminar impurezas).

Los azúcares del mosto se transforman en alcohol gracias a las levaduras. Luego, el vino sufre varios trasiegos (paso de un recipiente a otro), antes de acceder a la crianza y embotellado.

Como regla debes saber que los vinos blancos y rosados se sirven fríos y los tintos a temperatura ambiente (18°C). Nunca debe ponerse en el congelador ni añadírsele cubos de hielo. Las copas deben ser finas, transparentes y un poco cerradas en la parte superior para retener el aroma y el pie largo para que no se caliente el vino. Hay que descorchar la botella quieta y limpiar el cuello para que el polvo no pase a las copas. Éstas deben llenarse un poco más de un tercio de su capacidad para que retenga el aroma.

Dato Curioso:

El primer sacacorchos estaba inspirado en un instrumento en espiral que servía para extraer las balas de los fusiles. Se popularizó en el siglo XVIII, cuando se estableció la costumbre de tapar las botellas con un corcho. Actualmente existen muchos tipos de sacacorchos según su forma: de mariposa, de tirabuzón, de camarero, de rosca, entre otros.

Mayores consumidores de vino:

Francia:59.5 litros por persona por año.

Italia:54.8 litros por persona por año.

Portugal:51 litros por persona por año.

Suiza:42.5 litros por persona por año.